¿Cómo ganar fuerza en las piernas para el fútbol?

Los 10 mejores ejercicios de gimnasio para futbolistas

Carga e intensidad.

La carga y la intensidad juegan un papel determinante en la respuesta neuromuscular y en el efecto priming que queremos obtener.

Esto se debe a que no todas las cargas/intensidades de entrenamiento generan este efecto de cebado.

La importancia de tener piernas fuertes

Podríamos decir lo mismo de otras partes de nuestro cuerpo, pero nuestras piernas son nuestro medio de transporte ya través del cual realizamos todo tipo de trabajo. Sin embargo, tener piernas fuertes puede significar muchas cosas; piernas fuertes para un saltador de altura puede significar aplicar una fuerza totalmente extrema en una milésima de segundo cuando da el último paso y logra saltar 2 metros. O, por el contrario, tener piernas fuertes puede significar poder recorrer 60 km en la montaña sin parar y poder terminar la carrera siendo el primero. O finalmente, tener piernas fuertes puede significar tener suficiente fuerza para patear para derrotar a un oponente en un combate de kárate.

Hoy nos vamos a centrar en el poder, que no es más que la aplicación de la fuerza en un tiempo muy corto. Si nos fijamos en las leyes de la física, potencia es fuerza multiplicada por velocidad y por tanto cuando tenemos más fuerza y ​​la aplicamos a gran velocidad se genera un golpe, patada o golpe potente. En este sentido, la fuerza de la pierna será fundamental cuando hagamos un tiro en fútbol, ​​cuando hagamos un tiro en un partido de contacto, cuando hagamos un salto vertical en baloncesto o cuando queramos rodear a un rival. Por ejemplo, una buena fuerza en las piernas puede conducir a un mejor regate en el balonmano o a separarse de un oponente en el baloncesto para anotar un triple. Pero, ¿cómo entrenamos para tener más potencia en nuestras piernas?

Leer  ¿Qué significa poner arroz y lentejas?

¿Cómo mejorar la potencia del tiro?

Estos son algunos consejos para patear más fuerte, más lejos y más rápido: Relájate. Aparte de su tobillo, ninguna otra parte de su cuerpo debe estar en tensión. No dejes que tus músculos se pongan rígidos. Mantenga una postura relajada. Que tu último paso sea grande. Intente dar un último paso largo, levantando la pierna trasera (la que usará para patear) y acercando el talón a los glúteos tanto como sea posible. Haz que tu pierna forme la letra V. Si la pierna más cercana a la pelota mantiene una forma de V, funciona como una reserva de energía. Mantenlo en esa posición hasta el último momento, cuando finalmente se extiende mientras patea la pelota con la otra pierna. Patada con el nudillo del dedo gordo del pie. Debes acercarte a la pelota en un ángulo pequeño. Puede que no lo sepas, pero el hueso más largo del pie es el primer metatarsiano, que se encuentra justo encima del nudillo del dedo gordo del pie. Patear con esta zona del pie es sinónimo de hacerlo con fuerza y ​​energía. Piensa en tener un vaso frente a ti. Imagina por un momento que justo frente a ti hay un gran panel de vidrio. Haz que tu objetivo sea romper ese vidrio con todo tu cuerpo (no solo con el pie o la pierna) después de patear. Tu movimiento hacia adelante continuará después de patear hasta que el pie que usaste para golpear la pelota toque el suelo. Dobla tu cuerpo ligeramente. Si puedes ver cuando tu pie patea la pelota, lo estás haciendo bien. Para lograr esto, su cuerpo necesita estar ligeramente inclinado sobre sí mismo. Si tuviera que pararse completamente erguido, perdería algo de potencia en su tiro.

Leer  ¿Qué pasa si una persona no duerme lo suficiente?

Un entrenamiento adecuado para los niños podría ser pedirles que pateen siguiendo las sugerencias anteriores, manteniéndose cerca de la portería, alejándose gradualmente. Realmente no necesitas un arquero para este ejercicio, aunque puedes agregar uno más adelante como una variación. Cuando note que sus jugadores comienzan a patear muy fuerte, pídales que se detengan, que no sigan alejándose de la portería después de cada tiro.

Salto vertical a la caja con una pierna

En este caso solo tienes que colocar un pie en la caja y el otro en el suelo. Da pequeños saltos repetidamente para cambiar de posición.

Este ejercicio solo es apto para corredores experimentados. Póngase un arnés del que se enganchará el trineo, en el que deberá colocar las placas de peso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *