¿Por qué un hombre no me busca?

En este artículo os voy a explicar las 15 señales que demuestran que un hombre no está interesado en una mujer.

  1. Si te hace las “Booty Call”
  2. Si no quiere cenar ni desayunar contigo
  3. Si él nunca te propone quedar
  4. Si no te busca
  5. Si no te interesa como persona
  6. Si no te ve como mujer
  7. Si no es detallista contigo
  8. Si mantiene relaciones sexuales con otras mujeres
  9. Si le da igual que estés con otros hombres
  10. Si está ocupado las 24 horas del día (los 7 días de la semana)
  11. Si no quiere ser tu pareja
  12. Si ha cortado contigo
  13. Si ha desaparecido
  14. Si no te involucras en su vida
  15. Si cada día te da menos

Está cazando.

Muchos hombres suelen aplicar el método de la “cacería” cuando están conquistando a una mujer.

Y estés consistente en estar detrás de ti, insistiendo y mostrándote que hay mucho interés de su parte, para que así tú te sientas atraída.

Similitud

¿Los polos opuestos se atraen? Nada más lejos de la realidad. Las personas buscamos conocer a alguien emocionalmente parecido, es decir, queremos sentir conexión al tener gustos, aficiones o actividades parecidas. Por tanto, un hombre no solo busca una atracción sexual, quiere establecer un vínculo mental.

Otro aspecto a resaltar es la personalidad propia, tener opinión, capacidad de debate o decisión, ser extrovertido/a y sobre todo original. Ser una persona única hace que un hombre pueda encariñarse demasiado ya que se fija en lo llamativo.

Leer  ¿Dónde quedan 5 esquinas Estados Unidos?

¿Qué significa cuando un hombre no te busca?

¿Por qué un hombre te busca y luego desaparece? Cuando un hombre busca tu compañía en algunos periodos de tiempo y después se aleja, puede que no esté seguro de lo que quiera, que no busque mantener el tipo de relación que tu esperas.

“Si no está interesado/a en ti (o en lo que le estás contando en ese momento), sus pies señalarán en otra dirección (hacia donde se quiere marchar) y ni sus hombros ni sus rodillas apuntarán hacia Ti. Si todo esto se produce a la vez, ¡ya es que pasa de ti en canoa!”, subraya Espejo.

Miedo a no cumplir las expectativas sexuales del otro

Muchos se paralizan ante el miedo de no satisfacer sexualmente a su pareja. Ese miedo puede ser tan fuerte que puede llegar a bloquear o evadir el encuentro sexual. A esto se suma que nuestra cultura nos ha generado expectativas irreales con respecto a la sexualidad y el desempeño que supuestamente deberíamos tener.

Los conflictos de pareja son inevitables, pero cuando son reiterativos pueden desgastar nuestra relación y nuestro interés sexual por el otro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *